¿Por qué las cebollas hacen llorar?

  • Victor Razo

Al cortar una cebolla se dispersa un gas que nos irrita los ojos, lo que se traduce en lágrimas.
En un principio y popularmente, se decía que era una sustancia acida, lo cierto es que la hay y se llama “acido piruvico”, pero este es causante de su sabor pungente, no de la irritación.


El verdadero causante es una sustancia que tiene azufre llamado Oxido de Tiopropionaldehido (también se le conoce como Sulfoxido de tiopropanal), simplemente cuando este gas llega a nuestros ojos nos irrita y las lagrimas salen en defensa, también es capaz de irritar las fosas nasales estimulando la secreción de mucosidades.


Lo curioso de todo esto es que este gas no está presente de manera natural en la cebolla, es una simple reacción al cortarla, ya que dentro de sus células está la enzima Alinasa y compuestos conocidos como Sulfoxidos; entonces, al momento de cortar la cebolla, se unen estas dos sustancias y reaccionan con el aire presente para formar el compuesto irritante.

Lo importante es que hay métodos para disminuir la emanación de este gas para no llorar de más!

- Refrigerar por varias horas las cebollas: el frío hace que las reacciones entre los componentes irritantes sea casi nulo o más lento
- Utilizar un cuchillo afilado: mientras más filo tenga, menos romperá las capas celulares de la cebolla evitando más gases
- Cortar lo menos posible la cebolla: mientras menos repasada sea, menos gas será emanado.
- Cortar la cebolla bajo un chorro de agua.

En el fondo, la unión de estas 4 logran la solución: Cortar cebollas frías con un cuchillo afilado de una sola vez bajo un chorro de agua.